Mary la cabreada

“¡No me llames cabreada!”

Mary llevaba una vida tranquila trabajando en una tienda, con un marido (policía), dos niños y una casita con una valla blanca. Entonces vinieron los zombis y se lo quitaron todo. Un día volvió de trabajar y se encontró la casa vacía, o casi: escapó por los pelos de convertirse en comida para zombis liquidando a los desaliñados intrusos que encontró en su querido hogar. Algo saltó dentro de Mary, y la energía salvaje de su juventud malgastada volvió a ella. Mary vació la armería que su marido tenía en casa y se convirtió en una guerrera urbana. Es obvio que tiene cuentas que ajustar con los zombis, y nunca desperdicia la oportunidad de matarlos.

Get this Survivor

Miniaturas relacionadas