Jesse el charcutero

“El pavo es bueno. ¡Y está de oferta!”

Despachar carne y sabiduría casera con su sello personal a sus fieles clientes fue la vida de Jesse detrás del mostrador de la charcutería del supermercado local durante años, conservando todos sus dedos en el proceso, cosa que le granjeó el respeto y admiración de sus compañeros de trabajo. Como cualquier emprendedor que se precie, Jesse comenzó desde lo más bajo, apilando latas, acarreando cajas y arrastrando carritos desde el aparcamiento. Cuando hubo una vacante en la charcutería, Jesse estaba allí. Adicto a la charla intrascendente, capaz de calcular el peso de las piezas de carne con una simple mirada, y adorado por su generosidad con la ocasional loncha extra, Jesse estaba en su elemento. Desgraciadamente el brote zombi dejó su marca en él. Ahora el traumatizado Jesse es incapaz de cortar nada y utiliza una sartén para aplastar cráneos de zombis.

Get this Survivor

Miniaturas relacionadas