Jorvak

“Ahora tengo una nueva manada, pero echo de menos la antigua.”

Jorvak fue abandonado en una colina al nacer para que los perros lo devoraran. En lugar de eso se convirtió en uno de ellos, en un sentido muy literal. Aprendió a cazar y luchar junto a sus hermanos de cuatro patas. Pero un desgraciado día fue capturado por exploradores de las huestes del Rey Tirano. No hablaba ningún idioma, y al Tirano le divirtió ver a un hombre que se creía un perro. El Tirano ordenó que lo pusieran en el ejército junto con el resto de «perros de guerra». Desde entonces, Jorvak ha demostrado varias veces que es uno de sus mejores guerreros.

Get this Survivor

Miniaturas relacionadas