Oksana la doble cinematográfica

“Me he llevado dos fracturas, una contusión y la nariz rota en ese trabajo. ¡Ha sido genial!”

Oksana comenzó su carrera como especialista cinematográfica muy pronto: a los seis años saltó desde el tejado de su casa rebotando en un trampolín. El brazo roto se curó, pero no su afición. Ignorando los golpes y rozaduras menores que fue ganándose a lo largo de los años, finalmente consiguió entrar en Hollywood, donde sus increíbles hazañas la convirtieron en una celebridad. No había ningún trabajo demasiado peligroso, ningún riesgo demasiado grande, ninguna altura que le diera vértigo. Como todos los adictos a la adrenalina, Oksana sentía que el precio de la fama bien valía una ocasional fractura de cráneo o una estancia en el hospital. Si en algo la ha afectado el brote zombi, ha sido en hacerla aún más atrevida.

Get this Survivor

Miniaturas relacionadas