Sköll el Protector

“¡No dañas madre!”
¡Sí, no dañas!”

De camino a la Gran Forja, Undraal fue atacada por un grupo de trolls, criaturas oscuras nacidas de la magia perversa de Anastyr. Gracias a su destreza y al coraje de sus guardaespaldas, los trolls fueron derrotados. Uno de ellos llevaba a dos recién nacidos a su espalda: sólo las palabras de Undraal pudieron calmar su ensordecedor llanto. Han pasado diez años, y ahora son grandes como un toro y más fuertes de lo que nunca será un humano. Consideran a Undraal como su madre, sienten un profundo amor por ella, y darían su vida sin dudarlo por proteger a su amada Undraal. Llamó a uno de los trolls Sköll, pero como son idénticos, nadie de la tribu puede distinguirlos. Ahora los dos responden cuando se les llama por ese nombre.

Get this Survivor

Miniaturas relacionadas