Watts el padre de familia

“No te atrevas a decirme lo que tengo que hacer. He dejado de ser una oveja. ¡Mira a qué nos ha llevado el obedecer órdenes!”

Después de una juventud turbulenta, Watts decidió llevar una vida normal con un trabajo tranquilo, una esposa, dos niños, y un Jack Russell Terrier. Casi funcionó. Después de diez años, su empresa externalizó la producción y le despidió para reducir costes. El padre de familia entró en una espiral descendente que le iba convirtiendo en un zombi, cuando los verdaderos zombis aparecieron y salvaron su vida despertándolo. Watts colocó a su familia en un autobús, sacó de la funda su viejo bate de béisbol y redescubrió viejos hábitos. El punk no ha muerto. En realidad nunca muere.

Hazte con este Superviviente

Miniaturas relacionadas